Harriet: en busca de la libertad

Imagen: filmaffinity.com

Harriet Tubman ha pasado a la historia como una de las grandes heroínas de los Estados Unidos por su labor como liberadora de esclavos durante su etapa de “revisora” en El Ferrocarril Subterráneo; por su papel de exploradora, enfermera y espía durante la Guerra de Secesión; y por su actividad como defensora de los derechos de las mujeres y del voto femenino.

Tomando como referencia su actividad como “revisora”, en la que en 13 misiones de rescate liberó a 70 esclavos, la directora Kasi Lemmons estrenó en 2019 “Harriet: en busca de la libertad”, por la que Cynthia Erivo fue nominada al Oscar a la Mejor Actriz.

La película se centra básicamente en los 8 años que perteneció al Ferrocarril Subterráneo, es decir, a la red clandestina que ayudó a huir a unos 100.000 esclavos en los EE. UU. y funcionó hasta la Guerra de Secesión (1861-1865). Considerada el primer movimiento de activistas contra la esclavitud y por los derechos humanos, utilizaba términos ferroviarios, así los “revisores” y “maquinistas” eran las personas que ayudaban o guiaban a los esclavos; las “estaciones” eran los lugares francos donde se podían esconder durante el día; los “pasajeros” eran los propios esclavos; los “carriles”, las rutas de escape… Contó también con la colaboración de abolicionistas blancos que, poniendo en riesgo sus vidas, actuaron al margen de la ley y prestaron su ayuda a los negros para alcanzar los Estados del Norte o Canadá.

En 1849 Harriet era una esclava de unos 28 años que vía en Dorchester (Maryland), y estaba a punto de ser vendida. Un año después, con la conciencia de que la vida sólo le ofrecía dos alternativas, libertad o muerte, huye a Filadelfia (Pensilvania), andando alrededor de 160 kilómetros guiada por la Estrella Polar. Desde los 13 años, y como consecuencia de una rotura de cráneo, sufría visiones y desmayos, que ella siempre entendió como mensajes divinos, los cuales fueron decisivos para liberar a otras personas. Su ingenio, coraje y los resultados de sus rescates eran tales que se llegaron a ofrecer hasta 40.000 dólares por su captura. Por dicho rol fue conocida como la Moisés de su pueblo, rol que se vería reforzado en la Guerra de Secesión, en la que liberó a 700 esclavos más.

Rodada como una hagiografía, “Harriet: en busca de la libertad” nos presenta a una luchadora por la libertad y los derechos civiles con una misión -ayudar a huir al mayor número de personas posible-, y una visión -acabar con la esclavitud-, muy claras, cuyo liderazgo fue fundamental para que cientos de personas consiguieran ser libres. El hecho de que fuera analfabeta, careciese casi de medios o la promulgación en 1850 de la Ley de Esclavos Fugitivos, que aumentó las penas contra los esclavos y las personas que les ayudaban, no amilanaron su determinación. Tal como manifestó con orgullo en una convención sufragista celebrada en 1896: “fui revisora del Ferrocarril Subterráneo durante 8 años y puedo decir lo que la mayoría de los revisores no pueden, mi tren nunca descarriló y nunca perdí a un pasajero”.

FICHA TÉCNICA:

  • Título: Harriet
  • Directora: Kasi Lemmons 
  • Guión: Gregory Allen Howard y Kasi Lemmons
  • Música: Terence Blanchard
  • Fotografía: John Toll
  • Reparto: Cynthia Eviro, Leslie Odom Jr., Joe Alwyn, Janelle Monáe, Jennifer Nettles, Vanessa Bell Calloway
  • País: Estados Unidos   
  • Año: 2019
  • Duración: 125 minutos  
  • Género: película biográfica